Cerunnos

Cerunnos

Dios galo en el que predominan las ideas de regeneración y prosperidad entre los hombres. Uno de los dioses más representados en la iconografía celta y de los menos contaminados por la conquista romana.

Su representación más frecuente es la de una figura impo­nente con su frente provista de una gran cornamenta de ciervo. Siempre ha sido asociado con animales como los osos o los lobos, imágenes de la fuerza, y que, en ocasiones, aparecía con una serpiente tocada con cuernos de ciervo, como símbolo de la fertilidad y la regeneración. En otras ocasiones aparece sentado en el suelo con las piernas cruzadas, pero siempre tocado con un formidable par de cuernos, de hecho este dios también era conocido como el Cornudo.

Otra atribución de este dios era su asociación con la noche y la muerte. Aparecía con sus atributos característicos, los cuernos, que simbolizan las fases de la luna. Frecuentemente aparece acompañado por sus hijos: Teutatis, Esus y Taranis.

Para la tradición celta del mundo irlandés, Cerunnos perecería a manos de su nieto, el dios de la Muerte; moriría gracias al dios del Crepúsculo, pero, en realidad, no desaparecía sino que continuaba vivo con un nombre diferente.

Sin embargo, para el mundo galo el dios del Crepúsculo no acababa con Cerunnos, sino con la serpiente que éste siempre portaba, siendo el dios de la Muerte generoso con sus seguidores a cambio de víctimas propiciatorias en sacrificios humanos.

Los galos tenían gran devoción por este dios, utilizaban la noche y no el día como modo de calcular el tiempo y las fechas de naci­miento, ya que la noche precedía al día. Así también los dioses de la Muerte y de la Noche precedieron a los de la Luz, el Sol y la Vida.


Relacionado:

Comentar en Facebook

comentarios

Etiquetado en:
Este sitio utiliza cookies. Conozca más sobre las cookies