El origen del maíz

El origen del maíz

Hubo una época en la que se padeció una sequía tan grande que los ríos se secaron, muriendo los peces por asfixia y las aves por la sed; y llegó la tan temida hambre.

Los indios rogaban a Tupa que trajera la lluvia, pero el sol seguía abrasando la tierra. Dos guerreros, Avatí y Ne, conmovi­dos por el llanto de los niños entraron en acción. Un mago les aconsejó que no se olvidasen de que la intervención de Tupa era imprescindible y que él estaba en la tierra buscando a un hom­bre que quisiera dar su vida por los demás, para que de su cuer­po surgiera la planta que les diera de comer a todos, incluso en tiempo de sequía.

Los dos guerreros convinieron que uno de ellos debía de quedar vivo para buscar un sitio donde enterrar a su amigo, para que de su cuerpo naciera la planta y así obtener la vida eterna por su sacrifi­cio. Los dos amigos buscaron y encontraron el lugar y el elegido para el sacrificio, fue Avatí. Así, Ne cavó la tierra y llorando lo enterró. Todos los días visitaba la tumba, regaba la tierra con la poca agua que llevaba el río. Las palabras de Tupa se cumplieron. De la tierra brotó una planta desconocida que creció, floreció y dio sus primeros frutos. Né llevó a su gente a conocer la planta y les explicó lo ocurrido. Entre todos ellos se encontraba el mago para confirmar la historia aconsejándoles sembrar y cuidar los cultivos en honor a Avatí. También les prometió que Tupa mandaría llu­via para que nunca más volviese a haber hambre en este pueblo.



Comentar en Facebook

comentarios

Este sitio utiliza cookies. Conozca más sobre las cookies