El roble y el zarzal

El roble y el zarzal

Crecía un alto y soberbio roble al lado de un riachuelo, y tan engreído estaba de su altura y tan engreído estaba de su altura y frondoso ramaje, que despreciaba al humilde zarzal que serpeaba a sus pies.

Un día, interrogóle el zarzal, por qué era tan orgulloso.

—Soy el árbol más bello de todos, le contestó —que crece por estos lugares; mi copa se eleva gallardamente hacia las nubes y mis ramas están llenas de lozanía, mientras que tú, infeliz, te arrastras por el suelo expuesto a ser hollado por los animales.

—Razón tienes —le replicó el zarzal, —pero cuando el leñador te señale para ser cortado, y sientas que el hacha hiere tu tronco, ¿no preferirías cam biarte por mí?

El orgullo no está lejos de una humillante caída.



Comentar en Facebook

comentarios

Este sitio utiliza cookies. Conozca más sobre las cookies