La leyenda del rey de los chanchos

La leyenda del rey de los chanchos

Entre los animales, los chanchos tienen rey. Este es en todo parecido a un hombre muy blanco y bonito y anda por los montes con un bordón de oro en la mano. Vive en un palacio encantado en los altos de Sankrá-ua y en su puerta tiene de guarda un tigre muy grande.

Al rey de los chanchos no le gusta que le flecheen sus súbditos sin matarlos de viaje. Y una vez había en Boruca uno de aquellos que tenía fama de mal flechero y siempre hería los animales sin acabar con ellos. Y un día se fue al monte, encontró una gran manada de chanchos y corrió, corrió sin poder alcanzarlos. Cuando reparó el lugar al que había llegado vio que se había extraviado; siguió andando hasta que llegó a presencia del rey de los chanchos (sini-súj-kra). Este lo agarró y le dijo: ¿Por qué me dañas a todos mrschanchos sin matarlos nunca? ¡Ahora sí que no vuelves a salir de mis manos hasta no haberlos curado a todos! Y allá se quedó mucho tiempo, curando chanchos: y éstos no se dejaban hacer, sino que se revolvían y lo mordían, y él sufrió mil penalidades hasta que por fin se amansaron algo y lo seguían por todos lados.

Cuando ya no se vieron chanchos sin curar, el rey lo llamó a su presencia y le dijo que ya podía irse y que cuidara de no volver a herir chanchos sin matarlos. Y también le señaló todos los que podía matar. Entonces el hombre ese se fue por los montes hasta que dio en el Camarronal (Krámra-ua), donde encontró a algunos compañeros cazando chanchos. Estos cuando veían a su curandero, se volvían muy mansos y no querían irse y él podía matar todos los que tenía señalados.

Y siempre aconsejaba a sus compañeros nunca herir animales, sino matarlos.

Fuente: Pittier, Henry. “La leyenda del rey de los chanchos”. Materiales para el estudio de la lengua Brunca, hablada en Boruca, recogida en los años 1892-1896, p. 95.



Comentar en Facebook

comentarios

Este sitio utiliza cookies. Conozca más sobre las cookies