Eos

Eos (Aurora romanos)

Eos era hija de los titanes Hiperión y Teia, y hermana del dios del sol Helios y de la diosa de la luna Selene. La alada Eos era la diosa del alba. Cada mañana, tras d pertar, se elevaba sobre las aguas de Océa­no e iluminaba el mundo. Antes de la puesta de sol, se desplazaba por el cielo en una cuadriga tirada por los caballos Fae­tón («el que brilla») y Lampos («el brillante»). Su hermano Helios gozaba de mayor consideración y por ello su cuadriga era ti­rada por cuatro caballos. Homero describe a la diosa del alba con epítetos muy expre­sivos como «la de dedos rosados», «la que brilla ante los mortales» o «la que se apo­senta sobre el trono de oro».

Eos se enamoraba con frecuencia de mortales atractivos, si bien sus romances eran muy infelices, ya que Afrodita la odiaba. Eos trató en cierta ocasión de se­ducir al propio amante de la diosa del amor, Ares, dios de la guerra.

Titono, hijo del rey Laomedón de Troya, se convirtió en su esposo. Eos le pidió a Zeus que le diese el don de la inmortalidad, pero se olvidó de pedir también la eterna juventud. Así, el infortunado Titono sufrió un deterioro extraordinario con el tiempo hasta convertirse prácticamente en un escarabajo. Eos le encerró en su cuarto y se despertaba más pronto cada mañana para no tener que verle.

Otras conquistas de Eos fueron los cazadores Céfalo y Orion, con el que acudió a la isla de Délos, recinto sagrado de Artemisa que, profundamente ofendida, mató a Orion, siendo inmediatamente ascendido al firmamento en forma de constelación.

Comentar en Facebook

comentarios

Este sitio utiliza cookies. Conozca más sobre las cookies