Sémele

Semele

Semele era la hija de Cadmo y Harmonía, además de ser la madre de Dioniso. Zeus la visitó en forma de mortal y Semele resultó embarazada de ese encuentro. Cuan­do Hera se enteró ocurrió lo habitual: los celos se apoderaron de ella y quiso des­truir a la joven. Para ello se presentó ante ella adoptando la forma de su vieja niñera Beroe y sembró la duda en su mente acerca de la verdadera identidad de la persona que la había dejado embarazada. Hera le dijo que necesitaría pruebas.

Zeus, volvió a visitar a Semele, pero en­tonces ella le pidió un deseo, sin concretar de qué se trataba. El dios accedió y juró ante las aguas de la laguna Estigia que se lo concedería. Semele quería que se revelase tal y como era, tal y como le había hecho el amor a Hera. Zeus sabía qué consecuencias tendría esto, pero no podía arrepentirse, pues había dado su palabra. Desesperado, regresó a los cielos y tomó nubes, rayos y truenos para caracterizarse como debía.

Aunque hizo todo lo que pudo para minimizar el efecto, las consecuencias fueron terribles, pues Semele resultó abrasada por la radiación celestial del dios. Zeus llegó justo a tiempo de salvar a la criatura aún no nacida y la puso en su pierna (ver Dioniso).

El posible significado de este mito es que el hombre siempre será un ser menor que no podrá compararse con la magnitud de lo divino.



Comentar en Facebook

comentarios

Este sitio utiliza cookies. Conozca más sobre las cookies