Las Gracias

Las Gracias o Cárites

Cárites el nombre griego de las Gracias, divinidades de la belleza y la naturaleza. Vivían en el Olimpo en donde solían frecuentar la compañía de las musas, Afrodita, Apolo o Eros. La representación más habitual era la de tres jóvenes de excepcional belleza que danzan al son de la flauta de Apolo, aunque en ocasiones pueden aparecer con faunos y sátiros, como contraste entre la belleza de unas y la fealdad de otros.

Hijas de Zeus y la ninfa Eurinome, hija del titán Océano. Sus nombres eran Áglae o Aglaya, Eufrosine y Talía. Estas diosas estaban obligadas a representar todo aquello que fuera agradable, atractivo o placentero en el mundo. Cada una representaba una cualidad de este tipo como podían ser la alegría, la belleza o el encanto.

En muchas ocasiones, sus cualidades aparecen mimetizadas con las de las musas, con las que compartían juegos y bailes, ya que éstas provocaban la inspiración divina y aquéllas otorgaban alegría, sabiduría y, en ocasiones, la capacidad para que los humanos desarrollaran un talento artístico excepcional, apoyadas, sin duda alguna, por los genios.

Se las representaba como tres jóvenes desnudas cogidas por los hombros. Dos miraban hacia un lado y la tercera hacía el otro. Sus manos tejieron las ropas de Harmonía, compitieron con Afrodita por el don de la belleza, pero consolaron a la diosa cuando perdió a Adonis.

Las gracias no aparecían nunca de forma individual, siempre conforman una tríada.



Comentar en Facebook

comentarios

Este sitio utiliza cookies. Conozca más sobre las cookies