Hemafrodito

Hermafrodito era hijo de Hermes y Afrodita, y fue criado por las ninfas en el monte Ida de Frigia. A los 16 años dejó su lugar de nacimiento para viajar por Asia Menor hasta llegar a un importante pozo en el que vivía la ninfa Salmacis, que se enamoró de él. Hermafrodito no mostró ningún interés en ella e incluso la rechazó, aunque no renunció a bañarse en su pozo. Salmacis aprovechó la ocasión y se metió en el agua con él, abrazándole y rogando a los dioses para que quedasen unidos eternamente. Su deseo se hizo realidad y se fusionaron en una única criatura, hermafrodita, con órganos sexuales masculinos y femeninos (ver Salmacis). Hermafrodito, descontento con esta transformación, rogó a sus padres que a cualquier hombre que se sumergiese en el pozo de Salmacis le fuesen otorgados atributos femeninos como a él. Este deseo también se cumplió.



Comentar en Facebook

comentarios

Este sitio utiliza cookies. Conozca más sobre las cookies