Cecrops

Cecrops

Cecrops era una criatura que había emergido de la tierra. Tenía cuerpo humano y cola de serpiente, y fue el primer rey de Ática y de Atenas. Su esposa, Aglauros, le dio tres hijas y un hijo que murió muy joven. También sus hijas, Herse, Pandrosos y Aglauros, fueron muy desgraciadas. La diosa Atenea les pidió que guardasen la cesta en la que se escondía el pequeño Erictonio, nacido de las profundidades de Ática cuando Hefesto intentó violar a la diosa y su semen cayó sobre la tierra (ver Atenea). Atenea les había prohibido terminantemente a las hijas de Cecrops que mirasen dentro de la cesta, pero Aglauros no fue capaz de controlar su curiosidad y la abrió. Al lado del bebé había una serpiente que hizo que Herse y Pandrosos se arrojasen desde la Acrópolis en señal de pánico. Eurictonio, que según algunas versiones tenía la parte inferior del cuerpo como el de una serpiente, al igual que Cecrops. se convirtió con el tiempo en rey de Atenas.

Cuando Atenea y Poseidón compitieron por la posesión de Ática, Cecrops fue uno de los jueces. La diosa dio vida a un olivo sobre la Acrópolis y con ello se la declaró ganadora. Poseidón había hecho brotar agua turbia de un pozo en ese mismo punto (ver Atenea). Cecrops fundó un juzgado en el Areopagus (Areópago) ateniense (la colina de Ares) donde había tenido lugar el juicio a Ares tras haber matado al violador de su hija. Ese juzgado fue utilizado en la realidad, y entre los grandes logros de Cecrops estuvo el poner fin a los sacrificios humanos.


Relacionado:

Comentar en Facebook

comentarios

Este sitio utiliza cookies. Conozca más sobre las cookies