Cu Chulain en la tierra de Skatha

Cu Chulain en la tierra de Skatha

Cu Chulain, uno de los más bravos guerreros que vio la luz en el Ulster, era un joven que sólo pensaba en cómo prepararse para la guerra para así realizar todo tipo de hazañas heroicas que le ganaran el favor de una hermosa joven, Emer, a la que aspiraba al­gún día poder conquistar.

Él había escuchado los rumores que existían sobre una fuerte guerrera llamada Skatha que, en la tierra de las Sombras, enseñaba a los jóvenes a defenderse contra el adversario y a cómo no perder nun­ca una lid o combate.

Cu Chulain enfrentó grandes peligros en el camino, cruzó pro­fundos bosques e inmensos desiertos y tras escapar de las bestias de Perilous Glen, llegó al puente de los obstáculos que debía cruzar para llegar a las tierras de Skatha. Este puente era muy estrecho y es­taba sobre un desfiladero, en cuyo lejano abismo había un mar ar­diente en donde nadaban numerosos monstruos.

Allí encontró a muchos hijos de los príncipes de Irlanda, que es­peraban aprender las artes de la guerrera, entre ellos estaba su ami­go Ferdia, hijo de Daman, a quien pidió que le explicara cómo llegar a las tierras de Skatha. Ferdia le dijo que todavía ninguno de los jó­venes allí presentes había logrado cruzar ese último obstáculo, ya que entre las enseñanzas de la guerrera se encontraba el modo de pa­sar por él, además del uso de la Gae Bolg. Si un hombre pisaba los extremos del puente, inmediatamente la mitad se alzaba y lo devol­vía a su punto de origen, y si lo que intentaba era saltarlo lo más pro­bable es que terminara cayendo sobre el mar ardiente, o devorado por los monstruos.

Cuando la noche llegó, Cu Chulain comenzó a ensayar la mane­ra de cruzar el puente, por tres veces lo intentó, y las tres fue recha­zado, mientras sus compañeros se burlaban de él por no ser capaz de esperar la ayuda de Skatha; sin embargo, en el cuarto salto llegó a la mitad del puente, y con un salto más se situó frente a la fortaleza de la mujer guerrera.

Skatha alabó su coraje y lo admitió como alumno, durante un año y un día, allí aprendió con facilidad todo cuanto ella le enseñaba. Como última enseñanza fue instruido en la manera de usar la Gae Bolg, que se lanzaba con el pie y al entrar en el cuerpo del enemigo agrietaba cada músculo de su cuerpo.

Skatha le regaló la poderosa arma ya que, antes de que Cu Chu­lain llegara a su reino, había considerado que ningún guerrero reunía las cualidades necesarias para ser su dueño.


Relacionado:

Comentar en Facebook

comentarios

Etiquetado en:
Este sitio utiliza cookies. Conozca más sobre las cookies