Isis y Osiris

Isis y Osiris

Ra estaba enfadado porque Geb amaba a Nut y era correspondido, así que decretó que la diosa no tendría hijos en ningún mes ni en ninsún año.

Nut acudió a Thot y éste al dios de la Luna, que en ese momento estaba compitiendo con el Sol por parte de su luminosidad. El dios de la Luna pierde el juego, dejando la decimoséptima parte de su luminosidad (por esto la Luna desaparece cada veintiocho días). Con esta luz, Thot añade cinco días al año (antes el año tenía trescientos sesenta días) de tal forma que no pertenecen al año anterior ni al siguiente, ni a ningún mes; son los cinco días epagó-menos que permiten dejar de lado la maldición de Ra. Durante estos días, Nut aprovecha y tiene a sus hijos Osiris, Horus, Seth, Isis y Neftis.

Osiris trajo la civilización al valle del Nilo (agricultura, derecho, ritos…). Una vez conseguidos sus propósitos se marchó a enseñar a otros pueblos-dejando a Isis al frente, pero Seth se aprovechó de la bondad de su hermano para prepararle una emboscada. Organizó un gran banquete para celebrar su regreso. Mandó fabricar un cofre, con las medidas de su hermano, ricamente adornado. Al final del banquete, Seth ordenó sacar el cofre y anunció que lo donaría a quien entrara en él. Todos lo intentan pero no lo consiguen porque no caben. Osiris se metió en el cofre y éste fue cerrado, clavada la tapa y sellada con plomo derretido. El cofre es arrojado al Nilo. Cuando Isis recibió la noticia se vistió de luto y se cortó un mechón de su melena.

Conocedora de que los muertos no pueden descansar si no son emerraaos con los ritos funerarios adecuados, emprendió la búsqueda de su esposo/hermano. Gracias a la Magia, Isis descubre que las olas arrastraron el cofre a Byblos y lo arrojaron a un arbusto de tamarisco; éste se convirtió en un maravilloso árbol con el cofre en el interior del tronco. El rey de Byblos, fascinado por el árbol, lo hizo talar para usar su tronco como columna de sujeción del techo de su palacio. Isis se introdujo en palacio hasta que consiguió abrir el tronco y sacó el cofre que contenía el cuerpo de Osiris; desde entonces, el tronco fue conservado y venerado en Byblos.

Isis volvió a Egipto por mar, abrió el cofre y lloró amargamente por su esposo. Seth descubrió el cofre, y encolerizado destrozó el cadáver de Osiris y esparció su cuerpo en los catorce trozos. Isis volvió a emprender la búsqueda de los trozos de su esposo; sólo faltó el falo, comido por tres peces. Asistida por Anubis, Isis recompuso el cuerpo de Osiris y gracias a la magia, se convirtió en milano y aleteó sobre el cuerpo de Osiris, ventilando sus conductos nasales y dándole la suficiente vitalidad para dejarla encinta de Horus, hijo postumo de Osiris, a quien Isis, protectora de la infancia, deberá defender.


Relacionado:

Comentar en Facebook

comentarios

Este sitio utiliza cookies. Conozca más sobre las cookies