Mitos y leyendas de México

Las criptas de Kaua

Al sur de Kaua, pueblo de la provincia de Valladolid, hay unas criptas profundas, cuyas galerías extensas y subterráneas forman un verdadero laberinto. Nadie las ha recorrido en su totalidad y se dice que una de ellas alcanza una extensión de veinticuatro kilómetros. Los turistas que las visitan pueden oír cómo el eco reproduce la voz bajo sus bóvedas hasta lo infinito; pero los viejos indígenas aseguran oír con claridad una voz que pregunta en la lengua aborigen: «¿Me quieres?», y estas palabras, como respuesta: «Como las plantas al rocío de los cielos, como las aves al primer rayo de sol matinal.» He aquí la leyenda que relatan sobre estas criptas:

Vivía una vez en la corte de Chichen sacerdote H’Kinxoc, padre de una doncella de maravillosa belleza. Se llamaba ésta Oyomal que quiere decir «Timidez». Eran muchos los que la pretendían; pero ella mostrábase amable con todos, sin dar a ninguno su preferencia. Entre sus adoradores se contaron pronto Ac y Cay, los dos príncipes hermanos. La pasión se encendió en sus pechos con tal fuerza, que se desencadenaron entre ellos la rivalidad y el odio. El sacerdote H’Kinxoc temía que estallase la guerra civil si Oyomal se inclinaba por uno de los dos jóvenes, y suplicaba continuamente a los dioses que esto no llegase a suceder. Pero Yacunah, el amor, dispuso las cosas de otra panera, y Cay, gallardo, varonil y valiente, rindió con sus poemas el corazón de Oyomal.

Encolerizado Ac por la fortuna de su hermano, envió contra él a sus guerreros, los cuales le sorprendieron cuando juraba amor a la bella Oyomal. El enamorado príncipe fue aprisionado en la hondonada de Kaua, mientras su dama era conducida al claustro de las vírgenes de Chichen Itzá, y el sacerdote H’Kinxoc fue encerrado en el santuario de Mutul. La cólera de Ac era enorme; pero su amor era aún mayor, y siguió cortejando solícitamente a la hermosa Oyomal. Todas las mañanas acudía al claustro de las vírgenes y le hablaba de su pasión; pero ella permanecía silenciosa. Todavía sonaban en sus oídos las apasionadas palabras de Cay: «¿Me quieres?» Y entretanto Cay, en la hondonada de Kaua, se repetía una y otra vez las que ella le había contestado: «Como las plantas al rocío de los cielos, como las aves al primer rayo del sol matinal.»

Y un día, inspirado por el amor, Cay tuvo la idea de construir, valiéndose de una mina, un largo e intrincado subterráneo desde su prisión a la de su amada. Y el amor, que nunca le abandonaba, le dio fuerzas para realizar su propósito. Oyomal pudo así un día escuchar realmente de los labios de Cay las palabras que incesantemente se repetía en su interior: «¿Me quieres?» Pero su dicha fue corta. Se acababan de reunir los dos enamorados, cuando Ac penetró en la estancia y mandó a sus guerreros que prendiesen al fugitivo y diesen muerte a los guardianes que habían permitido su huida. Entonces habló Cay. Dijo que había venido por un camino desconocido, guiado sólo por el amor y que al amparo de él marcharía por el mismo con su prometida. Dicho esto, tomó en brazos a Oyomal y desapareció por el laberinto que lo había traído.

El encolerizado Ac salió en el acto a su persecución con sus guerreros a través de las criptas, y los fugitivos fueron alcanzados, recibiendo muerte y sepultura en el camino subterráneo que el amor había tendido entre ambos, Pero sus frases de amor se pueden escuchar todavía en las noches de enero cuando la brisa murmura dulcemente.


Relacionado:

Comentar en Facebook

comentarios

Etiquetado en:
Este sitio utiliza cookies. Conozca más sobre las cookies