Del por qué la calle del Puente del Cuervo se llama así

Del por qué la calle del Puente del Cuervo se llama así

Vivía en la ciudad de Méjico un extraño personaje llamado don Santiago Amándola, a quien todo el mundo achacaba tratos con el diablo.

Este viejo avaro tuvo un oscuro acabar. Su vida fue muy extraña. Transcurrieron sus años en una elegante mansión, servido por muchos criados y rodeado de amigos, casi siempre gentes maleantes. Ordinariamente iba vestido con harapos, ufanándose de ir sucio y de presentarse inmundo en todas partes. Su cuerpo despedía un repugnante olor y su aliento infectaba el aire en cualquier lugar donde se hallase.

Los mejores ratos los pasaba en su casa, con sus amigos, bebiendo y jugando. Los gritos, risas y blasfemias de estas reuniones atronaban la calle. El tiempo libre que le dejaban estas algazaras lo pasaba don Santiago con un pajarraco negro: un cuervo, que vivía en su casa y era su confidente. Mantenían ambos largos ratos de conversación. Don Santiago contaba al cuervo sus intimidades y éste graznaba repetidas veces para darle a entender sus respuestas. Inclinaba el cuervo la cabeza cuando asentía; la levantaba cuando quería escuchar con mejor atención, y la ladeaba para demostrar su duda. Algunas veces, para negar algo, sacudía las alas con fuerza, y en seguida lanzaba sus prolongados graznidos. A menudo en estos coloquios el amo estallaba en enormes risotadas, como si las contestaciones del cuervo fueran graciosas, mientras que otras veces gritaba desaforado y le reprendía, dándole puñetazos.

De esta manera, y por medio de este cuervo, decía don Santiago que el Señor le arrojaba sus inspiraciones y le revelaba sus secretos. En todo esto, claro está, no había más que burla y engaño; pero el señor Améndola tenía a todo el mundo embaucado con estas extrañas pláticas, que se iban divulgando por todo el barrio, con gran admiración de las gentes.

Don Santiago llamaba a su cuervo Diablo. El nombre de Diablo sonaba a todas horas en la casa. Si los criados o los amigos rompían o estropeaban algo, con achacarle el estropicio al Diablo desaparecía el coraje de don Santiago y mostraba un increíble contento. «Si lo hizo el Diablo, bien hecho está», decía. Y con mano cariñosa le alisaba el negro plumaje.

Un buen día la casa de Améndola apareció vacía. Su dueño y el cuervo, su consejero, habían desaparecido. Los amigos y gentes que frecuentaban la casa los buscaron afanosamente por la ciudad; pero todas sus pesquisas fueron en balde. Don Santiago y su cuervo no aparecían. Después de registrar cuidadosamente todo el caserón, dieron con una habitación cerrada. La llave de esta habitación la había guardado siempre don Santiago, no consintiendo jamás que nadie entrara en ella. Después de mucho forcejeo, lograron abrirla, y cuál sería su asombro al encontrar en ella un gran crucifijo, unos azotes y algunas plumas negras de cuervo! Todos pensaron que don Santiago debía de haber empleado aquellos látigos para azotar al crucifijo. Efectivamente, examinado todo aquello-minuciosamente, aparecieron manchas de sangre en el suelo y en la cruz. Se trataba, sin duda, de un gran sacrilegio. Unos clérigos que examinaron el caso afirmaron esta conjetura.

Con la desaparición del señor Améndola, y con este extraño suceso, todos quedaron amedrentados. La casa fue abandonada y pronto quedó convertida en ruinas. Las gentes que pasaban junto a ella sentían un estremecimiento de terror y durante la noche algunos vieron salir una trémula luz azulada por los balcones y cuartea-duras del edificio en ruinas.

Pasados dos años, los vecinos de la calle del Puente, que se extendía por detrás del colegio de los jesuítas de San Pedro y San Pablo, se vieron desvelados por los graznidos de un cuervo que se posaba en la baranda del puente cercano. Al principio no repararon en él; pero como los persistentes ruidos se repetían todas las. noches, se llegaron a preguntar de dónde habría salido aquel animal cuyo graznido no cesaba hasta que se oían las doce campanadas del reloj,, que le hacían levantar el vuelo.

Se difundió el rumor por la ciudad y se pensó en el diabólico cuervo de don Santiago Améndola. Esta sospecha se vio confirmada al observar que todas las noches, a las doce, un cuervo se posaba en uno de los balcones del viejo caserón, acicalaba sus plumas, lanzaba unos graznidos y acababa por introducirse entre las-ruinas de la casa.

Todos los días, cuando empezaba a oscurecer, el cuervo salía de las ruinas y se iba a posar sobre la baranda del viejo puente, de donde lo espantaba la primera de las campana-nadas de las doce.

Viendo aquel extraño pájaro, que parecía escapado del infierno, las buenas gentes se santiguaban y decían jaculatorias para alejarlo.



Comentar en Facebook

comentarios

Etiquetado en:
Este sitio utiliza cookies. Conozca más sobre las cookies