El tesoro oculto

El tesoro oculto

En el aire se sentía la densa fraganncia de las uvas, y las hileras de racimos colgaban pesadamente bajo las atestadas ramas. Era un viñedo espléndido y muy bien cuidado. Las uvas, redondas y purpúreas, reventaban de tan maduras.

-¿Cómo hacéis para obtener uvas tan espléndidas? -preguntó el granjero del valle próximo, a los tres hermanos que las cuidaban.

El mayor descansó un instante sobre su azadón y respondió:

-Cuando nuestro padre yacía en su lecho de muerte, nos llamó a su lado y nos dijo que el viftedo nos pertenecía a los tres. Y nos encargó que trabajásemos sin descanso, para encontrar un valioso tesoro enterrado en el suelo, alreededor de las vides.

-Durante algún tiempo, trabajamos día y noche con las azadas, hasta revollver toda la superficie de la granja -intervino el segundo hermano.

-Y no tardamos en notar que nuestras vides, que al principio habían sino bajas y enfermizas, se volvían cada día más fuertes y su fruto más dulce.

-¡Ya lo veo! -exclamó el granjero-.

El delicioso fruto que obtenéis ahora es el tesoro oculto. Realmente, la laboriosidad misma es un tesoro.

Y se inclinó sobre la verja, para arranncar uno de los tentadores racimos que se ofrecían generosos.


Relacionado:

Comentar en Facebook

comentarios

Este sitio utiliza cookies. Conozca más sobre las cookies