Noche de paz, noche de amor

Noche de paz, noche de amor

Esto sucedió en Oberndorf, pequeño pueblo austríaco junto al río Salzbach, región de Salzburgo, Nochebuena 1818.

El padre Joseph Mohr estaba desesperado porque el órgano de la capilla se había descompuesto. La actividad navideña sería un fiasco. Justo en la primera Navidad en esa parroquia. Le pidió orientación a Dios y recordó que dos años antes había escrito un poema simple, también en Nochebuena, después de un paseo por los bosques de montaña de la región.

Encontró el manuscrito del poema en un cajón de la sacristía. Corrió a la casa de un humilde maestro y músico llamado Franz Gruber y le preguntó si podía componer una música para la letra para que todos pudieran cantar más tarde en la misa del gallo.

Franz miró y dijo que sí, porque la letra era simple y permitiría una melodía fácil. Pero tendría que tocarlo en la guitarra porque no habría tiempo para algo más elaborado, lo que no era un problema porque no había órgano disponible.

El padre Mohr le dio las gracias y volvió corriendo para terminar de organizar los detalles de la misa.

Por la noche, Franz Gruber llegó a la capilla con la guitarra y reunió al coro para enseñar el improvisado himno. ¿Pero al final, qué canción era esa?

Stille Nacht (noche silenciosa en el alemán original) traducido al español como Noche de Paz, noche de amor.

Esa Nochebuena de 1818, los participantes de la Misa de la Capilla de Oberndorf cantaron con deleite ese sencillo y profundo himno que eventualmente se convertiría en el villancico más conocido del mundo y ahora se canta en más de 50 idiomas.

¿Cómo se extendió?

Semanas después, el técnico que vino a arreglar el órgano escuchó la historia y pidió tocar la canción.

Le llamó la atención la riqueza melódica de la composición que decidió difundirla por todas las iglesias que pasó hasta que llegó a los oídos del rey Friedrich Wilhelm IV de Prusia, a Nueva York en 1838 y también se extendió activamente por la emigración alemana.

Esta es la historia del himno de la navidad Noche de paz, noche de amor. Lo que comenzó como un momento de pánico y la perspectiva de un fiasco, terminó como un eterno regalo de Navidad para toda la humanidad en forma de música.

 
Noche de paz, noche de amor
Todo duerme enrededor
Entre los astros que esparcen su luz
Brilla anunciando al niñito Jesús

Brilla la estrella de paz.
Noche de paz noche de amor
Jesús nace en un portal
Llene la tierra la paz del Señor
Llene las almas la gracia de Dios
Porque nació el redentor.

Noche de paz noche de amor
Todo canta en derredor
Clara se escucha la voz celestial
Llamando al hombre al pobre portal
Dios nos ofrece su amor.

Feliz Navidad a todos.

Comentarios Facebook

Este sitio utiliza cookies. Conozca más sobre las cookies