El hacha de diamante

El hacha de diamante

Cuento

Una vez un leñador muy pobre cortaba leña a la orilla de un río. Y tuvo la desgracia de que el hacha se le sato de las manos, cayó al agua y se hundió. El pobre leñador se lamentaba:

-¡Ay, pobre de mí! He perdido el hacha con la que me gano el pan para mi mujer y mis cinco hijos.

En eso escuchó unos pasos y de entre los árboles salió un hombre que le preguntó:

-¿Porqué se lamenta tanto?

-He perdido el hacha con que me gano el pan para mi familia- le contestó.

El hombre se lanzó al río y al poco rato salió con un hacha de oro entre las manos.

-¿Es ésta su hacha?- le preguntó.

-No, señor, la mía es de hierro.

El hombre volvió a sumergirse y salió con un hacha de plata.

-¿Será esta su hacha?- volvió a preguntar.

-No, señor, la mía es vieja y oxidada.

Por tercera vez el hombre se sumergió y esta ve salió con un hacha de hierro, vieja y oxidada.

-Esta sí es la mía -dijo el leñador muy contento-. No tengo como agradecerle el favor que me ha hecho.

Ya se iba el leñador cuando el hombre lo detuvo diciéndole:

-Llévese también las otras dos hachas. Se lo merece por ser honrado y no mentirme.

El leñador llegó contentísimo a su casa. Y le contó su mujer y a sus hijos lo que le había sucedido.

Un vecino ricachón oyó hablar de la suerte de leñador y se llenó de envidia. Fue a buscar una vieja hacha y con ella se dirigió al bosque. Al llegar a la orilla del río se puso a cortar leña. Y como quien no quiere la cosa, dejó que el hacha cayera al agua.

-¡Ay, que desgracia la mía!- se lamentaba con hipocresía.

Inmediatamente escuchó el ruido de pasos y una voz le preguntaba: -¿Porqué llora?

-¡Ay, señor!, he perdido mi hacha. El hombre se lanzó al agua y salió con un hacha de hierro.

-¿Es esta su hacha?- le preguntó. -No, la mía es mucho mejor.

El hombre se sumergió otra vez y salió con un hacha de plata.

-¿Será esta la suya?- volvió a preguntar. -Tampoco es esa, la mía es más fina. Por tercera vez, el hombre se sumergió y esa vez salió con un hacha de oro.

-¿Será esta por casualidad?- le preguntó. -¡Oh, sí! Esta si es mi hacha.

-Mírela bien -le dijo el hombre-, no sea que se equivoque porque en el fondo del río queda un hacha de diamante.

-Tiene razón, estoy equivocado. Es que el reflejo del sol me ha encandilado. Pero esta no es mi hacha, la mía es de diamante.

El hombre volvió a sumergirse en al agua llevándose las tres hachas y no se volvió a ver. Dicen que el vecino envidioso todavía está esperándolo a la orilla del río.


Relacionado:

Comentar en Facebook

comentarios

Este sitio utiliza cookies. Conozca más sobre las cookies