Calchas

Calchas

Calchas, hijo de Testor, era miembro del ejército griego durtante la Guerra de Troya, haciendo de vidente. Predecía el futuro se­gún el vuelo de los pájaros y también po­día interpretar otras premoniciones. Antes de que la flota griega saliese desde Aulis, los griegos vieron una serpiente devorando un gorrión y sus ocho crías, tras lo cual se convirtió en piedra. Calchas supo en­tonces que la guerra duraría nueve años y terminaría durante el décimo, lo cual fue cierto. En otra ocasión en Aulis, cuando no había viento favorable para salir del puerto, dijo que Ingenia, hija de Agame­nón, tenía que ser sacrificada ante la diosa Artemisa (ver Agamenón e Iphigenia). Cuando la guerra entró en su décimo año, Calchas predijo que la ira de Apolo, que había causado el desencadenamiento de la Plaga entre los griegos con sus flechas, sólo se apaciguaría si se le devolvía a Crises, uno de los sacerdotes del dios, su hija secuestrada.

Calchas murió poco después de la caída de Troya de la forma que él mismo había profetizado en su juventud. Fue derrotado por Mopsus (Mopso), hijo del famoso profeta Tiresias (ver Tiresias) en una competición de clarividencia y murió de vergüenza. Según una versión de la historia, Mopso predijo que Calchas nunca bebería el vino de las viñas que plantaba. Tiempo después. Calchas invitó a su rival a probar el primer vino de sus viñedos. Llegado el momento del convite, Mopso hizo la misma predicción de nuevo, ante lo cual Calchas empezó a reir, risa que se convirtió en la histeria que le llevó a la muerte.

Comentar en Facebook

comentarios

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!
Este sitio utiliza cookies. Conozca más sobre las cookies