Mitología Egipcia

Mitología Egipcia

La mitología egipcia comprende el estudio de creencias sustentadas en la religión del Antiguo Egipto desde la época predinástica hasta la imposición del cristianismo, cuando sus prácticas fueron prohibidas en tiempos de Justiniano I, en el año 535.

Su desarrollo e influencia perduraron más de tres mil años, variando a través del tiempo; por lo tanto, un artículo o incluso un libro, sólo puede resumir la multitud de entidades y temas de este sistema complejo de creencias. La variada iconografía egipcia es muy diferente de la griega o romana: en la mitología egipcia muchas deidades son representadas con cuerpo humano, y cabezas de otros animales.

Principales divinidades

Estaban organizadas en cinco grupos diferentes:

  • La Enéada de Heliópolis: “Las almas de Thot”: Atum, Shu, Tefnut, Nut, Geb, Isis, Osiris, Neftis y Seth (Atum dios principal).
  • La Ogdóada de Hermópolis: Num, Nunet, Heh, Hehet, Kek, Keket, Amón y Amonet; de donde surgió el dios Ra.
  • La tríada de Elfantina: Jnum-Satis-Anuket (Jnum dios principal).
  • La tríada de Tebas: Amón-Jut-Jonsu (Amon dios principal).
  • La tríada de Menfis: Ptah-Segmet-Nefertum (Ptah dios principal). Los dioses no estaban relacionados antes de que ésta fuera formalizada).

Mitos y Leyendas

La tierra de las pirámides

Loading
Centrar mapa
Tráfico
En bicicleta
Tráfico

 
Egipto es un país del continente africano, atravesado de sur a norte por el gran río Nilo. Sin este río esplendoroso, sería sólo un desierto. Sus inundaciones periódicas señalan épocas de abundancia, pues, al desbordarse, convierte todos sus aledaños, en una gran extensión, en campos fértiles, gracias al fango que se deposita cuando las aguas se retiran.

La historia del pueblo egipcio se inicia, alrededor de 3000 años antes de la era cristiana, con un rey legendario llamado Menes, que reunió las numerosas tribus dispersas a lo largo del Nilo y fundó la ciudad de Menfis.

Los egipcios fueron habilísimos constructores y levantaron edificios que desafían a los siglos. Ellos adoraban las fuerzas naturales, representadas, particularmente, por la trinidad Osiris, Isis y Horus. Rendían un culto especial a los muertos; los cadáveres eran embalsamados y encerrados en sarcófagos preciosos, que, a su vez, eran guardados en tumbas suntuosas. Las pirámides son, precisamente, las tumbas reales.

En el interior de estas tumbas los difuntos eran rodeados de sus enseres y objetos más queridos, como si de un momento a otro pudieran despertarse y retornar a la vida.

En las paredes se encuentran toda clase de inscripciones y pinturas que recuerdan la vida del desaparecido. Hay escenas de caza, de pesca y campestres, como la siembra, la vendimia y otras labores campesinas.

Las Pirámides

Piramides

En el esplendor del cielo se destacan las agudas cimas de las pirámides. Estas son las suntuosas tumbas de los faraones y revelan el genio constructivo y arquitectónico de los antiguos egipcios.

Fueron construidas con enormes bloques de piedra convenientemente labradas. En estos grandiosos monumentos está presente la historia milenaria de este pueblo.

Conjuntamente con las pirámides, recordemos la Esfinge, nombre helenizado de un ser fabuloso que se suele representar, generalmente, como un león recostado con cabeza humana, que sigue siendo uno de los símbolos más impresionantes de los antiguos egipcios y forma parte de su compleja mitología.

El cuerpo de los faraones era embalsamado y colocado en sarcófagos preciosos, trabajados artísticamente. El sarcófago de Tutankhamon es de madera dura, revestido de láminas de oro y decorado con pasta de vidrio azul, verde y rojo. Esa es la tapa del sarcófago: representa al joven Faraón, muerto de dieciocho años, adornado con las insignias reales.

Resistieron los huracanes más violentos durante 5.000 años y todavía asombran al mundo por la perfección de sus líneas y los misterios que sus profundidades encierran.

Galería

 
Vida después de la muerte

Los egipcios creían en una vida de ultratumba, y se preparaban para ella, tanto siguiendo unas normas determinadas (Libro de los muertos) como preparando la tumba.

Antiguamente solo los faraones tenían derecho a participar en la vida futura, pero al llegar el nuevo imperio todos los egipcios esperaban vivir en el más allá, y se preparaban, de acuerdo a sus posibilidades económicas, su tumba y su cuerpo; a los cadáveres se le extraían los órganos, que eran depositados en los vasos canopos, y después cubrían el cuerpo con resinas para preservarlo, envolviéndolo con lino. En la cámara funeraria se depositaban alimentos y pertenencias del fallecido, para su uso en la otra vida.


Relacionado:

Comentar en Facebook

comentarios

Este sitio utiliza cookies. Conozca más sobre las cookies