La Gigantomaquia

La Gigantomaquia (Intento de derrocar a los Dioses Olímpicos)

Dueño del poder Zeus lo compartió con sus hermanos, Poseidón y Hades, a quienes dio respectivamente el dominio de los mares y el de las naciones subterráneas. Pero entonces los gigantes, nacidos de la sangre de Urano, quisieron escalar el Olimpo.

Ante la presencia de los gigantes palidecieron las estrellas, retrocedió el Sol y la Osa se hundió en el mar. Para asaltar el Olimpo los gigantes colocaron una montaña sobre la otra, y desde la cúspide atacaron a los dioses utilizando como proyectil rocas y troncos de árboles incendiados. Los dioses huyeron aterrorizados y muchos huyeron a Egipto adoptando diversas formas hasta que se organizó la oposición a los gigantes. Si bien los gigantes tenían un origen divino había una forma de darles muerte, el asesinato debía ser cometido por un dios y un mortal en combinación. Como existía una hierba mágica en la tierra capaz de hacer inmortales a los gigantes, antes de que éstos lo advirtieran Zeus se apoderó de ella gracias a que el Sol, la Luna y la Aurora no brillaron y de esa manera nadie tuvo la luz necesaria para encontrarla.

Los dioses comenzaron a armar una contraofensiva y la primera en prestar auxilio a Zeus fue Estigia, que gobernaba un río subterráneo. Ella fue acompañada también por sus hijos: la Victoria, el Poder, la Emulación y la Fuerza. Como agradecimiento de Zeus a Estigia, éste dispuso que en adelante fuesen inquebrantables los juramentos que se hacen por ella. Otros dioses acudieron luego a la ayuda de Zeus entre ellos Ares y Atenea.

Pero era imprescindible encontrar un mortal para poder asesinar a los gigantes. El elegido fue Heracles (Hércules), semidiós hijo de Zeus y Alcmena. Heracles en el carro de su padre derribó a Alcinoeo, caudillo de los gigantes, el cual cayó en su tierra natal, Flegras (Tracia) y como según la leyenda los gigantes no podían morir en el lugar donde habían nacido Heracles tomó a Alcinoeo a cuestas y lo llevó a otra región para matarlo con su maza.

Luego Porfirión saltó desde la gran pirámide de montañas y como no pudo sorprender a Atenea se lanzó contra Hera a la que intentó estrangular. Entonces Eros le lanzó una saeta, cambiando la ira del gigante por una lasciva desenfrenada. Porfión intentó ultrajar a Hera pero Zeus aprovechando la oportunidad lo hirió con su rayo y Heracles lo terminó rematando. Efialtes, otro gigante había obligado a Ares a arrodillarse ante él y Apolo lo hirió con una saeta. luego Heracles lo terminó rematando.

Comentar en Facebook

comentarios

Etiquetado en:
Do NOT follow this link or you will be banned from the site!
Este sitio utiliza cookies. Conozca más sobre las cookies