El Grifo

El Grifo

El grifo era un animal mitológico parecido a la Esfinge (ver Esfinge), con aspecto de león alado con cabeza de águila. El grifo, que tiene su origen en el antiguo Oriente Medio y era conocido en Egipto en tiem­pos remotos, se asocia en el caso de Grecia a la figura de Apolo, que pasaba sus in­viernos con los Hiperbóreos, una raza que se creía que vivía en la parte más septen­trional de Europa. Los griegos situaban a los grifos allí, donde, según la historia, guardaban una gran cantidad de oro. Se supone que fue Arimaspen, personaje con un solo ojo, quien les robó todo lo que tenían.

Los romanos no asociaban al grifo con Apolo, sino con Némesis, la diosa de la venganza (ver Némesis). El significado mitológico del grifo no era demasiado importante en ninguna de las dos culturas, pero la criatura se convirtió en un tema favorito en el mundo del arte. Los grifos decoran las paredes de la sala del trono del palacio de Knossos en Creta, que data del 1700 a.C. aproximadamente. Es el palacio que se supone perteneció al rey Minos, personaje que se mueve entre la mitología y la realidad (ver Minos). El grifo ha permanecido desde entonces en la temática artística, tanto en el mundo griego, como en el mundo romano y hasta nuestros días.

Comentar en Facebook

comentarios

Este sitio utiliza cookies. Conozca más sobre las cookies