Mitología Celta

La hija adoptiva del vaquero

Cormac, rey del Ulster, fue padre de una hermosa niña, pero el rey estaba obsesionado con tener un heredero, por lo que re­chazó a su esposa y ordenó que se deshicieran de su hija, tirándola a un pozo.

Los criados encargados de realizar tan atroz crimen no pudie­ron obedecer tan impía orden, por lo que decidieron dejarla al cui­dado de un buen hombre, un vaquero que vivía en el reino de Tara. Este hombre la crió con cariño, como su fuera su hija, en­cargándose de su educación, de este modo la muchacha fue cre­ciendo hasta que se convirtió en una joven diestra en las artes de la costura y el bordado.

Según fueron pasando los años, su padre adoptivo fue observan­do que la joven comenzaba a revelar una belleza increíble y un gran parecido con su madre, por lo que tuvo miedo de que fuera descu­bierta, así decidió esconderla en una casa de mimbre con una única abertura en el techo, para su protección.

A pesar de los esfuerzos del vaquero, alguien del reino de Tara tuvo curiosidad y trepó por las paredes para verla extendiéndose el rumor de su belleza, hasta que estas noticias llegaron al mismo rey Eteskel, que estaba esperando que apareciera «la mujer de raza des­conocida que le daría un heredero» tal y como lo había profetizado un druida.

El rey mandó buscar a la joven al día siguiente, pero esa noche la muchacha recibió la visita de un dios, transformado en pájaro, al que la doncella le dio su amor. Él le advirtió que sería desposada por un rey, pero antes de marcharse también le dijo que había sido fecunda­da y que el hijo de ambos debía de llamarse Conary, quien tendría prohibido cazar pájaros.

Comentar en Facebook

comentarios

Etiquetado en:
Do NOT follow this link or you will be banned from the site!
Este sitio utiliza cookies. Conozca más sobre las cookies