Ra

El nombre secreto del dios Ra

El objetivo de Isis era descubrir el nombre secreto del dios Sol, para que ella y su hijo Horus adquiriesen dignidad divina y así acceder a la cúspide del panteón egipcio.

El Sol viajaba en su «barca de millones de años» y, en cierta ocasión, al bostezar antes de dormir, se le cayó la saliva al suelo e Isis la aprovechó, mezclándola con la tierra, para crear una serpiente venenosa. La puso en un camino por el que el Sol pasaba todos los días en su deambular por Egipto. La serpiente mordió al Sol, éste enfermó y atónito comprobó que había sido mordido por una criatura que no había sido creada por él.

Todos los dioses temieron por la posible pérdida de la fuente de la vida hasta que apareció Isis, ofreciendo su magia a cambio del nombre secreto del Sol. Pese a las primeras reticencias, el dolor corroe al Sol y finalmente cede a condición de que ni ella ni su hijo se lo digan nunca a nadie. El azar ha querido que el nombre del Sol no se sepa jamás pues se omite el papiro en que se narra esta historia.

Comentar en Facebook

comentarios

Este sitio utiliza cookies. Conozca más sobre las cookies