La cabra y el zorro

La cabra y el zorro

Durante cerca de una hora, el zorro había estado tratando de escapar del fondo de un viejo pozo. El agua estaba baja, y el estúpido animal, al inclinarse para beber, había caído allí de cabeza. Y aunque sólo estaba parado en unos pocos centímetros de agua, el pozo era demasiado profundo para escalarlo de un salto.

Mientras descansaba un instante de sus esfuerzos por huir, el desesperado animal vio asomar por el borde del pozo ia cabeza de una cabra, que miraba con curiosidad.

-¿Está fresca el agua? ?preguntó la cabra.

Adivinando que su visitante no comprendía lo sucedido, el zorro decidió aprovechar esa oportunidad para escapar.

-¡Maravillosamente fresca! ¡Salta aquí abajo y bébela tú misma! ?fue su cordial respuesta.

La cabra estaba sedienta después de retozar bajo el cálido sol estival. Y, sin pensarlo más, saltó al pozo. Entonces, el zorro, veloz como un pájaro, se encaramó sobre su lomo y trepó basta salir de la cárcel.

La tonta cabra comprendió muy pronto que estaba prisionera y suplicó lastimeramente al zorro que la sacara de allí. Pero éste se limitó a reírse de su benefactora.

-¡Mira lo que haces antes de saltar! ?se limitó a decir.

Y muy satisfecho de sí mismo, se internó en el bosque dando saltos de alegría.

Comentar en Facebook

comentarios

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!
Este sitio utiliza cookies. Conozca más sobre las cookies