El toro y el ratón

El toro y el ratón

Un día, un ratoncito asomó la nariz fuera de su agujero y vio que un gran toro pastaba apaciblemente, apenas a una docena de metros de distancia. Retozón, como siempre, el ratoncito se acercó a él por detrás y le propinó un ligero mordisco en el pie.

El toro lanzó un aterrador mugido y echó a correr por el campo, desgarrando la hierba y mirando fieramente a su alrededor, como si buscara a un enemigo. El ratoncito corrió detrás de él, porque no quería perderse esa diversión.

-¡Alguien me ha mordido el pie! -bramó el toro-. ¡Alguien me ha mordido el pie y no descansaré hasta descubrirlo! ¡Simplemente, no lo toleraré!

-¿Te dolió mucho? -preguntó el ratoncito, asomando con mucha precaución la cabeza por entre un montón de hierba.

-No -dijo el toro, con más suavidad-. Realmente, no me dolió, pero no quiero que me muerdan” el pie.

-Fui yo quien lo hizo, noble toro -chilló el ratoncito-. Aunque sólo soy un ratón, obtuve una victoria sobre cuatro cascos, un poderoso cuerpo y un par de cuernos.

Y meneando la cola, escapó.

El toro miró el sitio donde había estado el ratón y, después de un momento, se alejó confuso.

-Debí comprender que ninguna persona importante se atrevería a atacarme -se dijo, esforzándose en recuperar la dignidad perdida-. Después de todo, sólo era el ratón.

Comentar en Facebook

comentarios

Este sitio utiliza cookies. Conozca más sobre las cookies