El león y el elefante

El león y el elefante

A todos los animales les parecía que el león era su rey, desde tiempo inmemorial. Era a tal punto más fuerte y más valiente -y, desde luego, más gallardoque cualquiera de ellos, que la mayoría de sus súbditos lo miraba con veneración. No había uno sólo que no estuviera dispuesto a dar una pierna…, bueno, quizá no tanto como una pierna…, digamos un dedo del pie…, para que el león lo eligiera su amigo predilecto. Pero el león tenía ya un favorito… con el que pasaba la mayor parte de su tiempo: el elefante.

Cuando el león iba de visita, el elefante siempre trotaba a su lado, y aunque ambos no consumían el mismo tipo de alimento, comían a menudo juntos. Los demás animales no lograban explicarse por qué estaba dispuesto el león a derrochar tanto de su valioso tiempo con el viejo y pesado elefante. Y no hay que creer, ni por un momento, que ello les gustaba. Y ese asunto daba lugar a mil y un comentarios.

Cierto día, cuando el león había invitado al elefante a una excursión de caza que duraría dos semanas, sus demás súbditos se reunieron en el bosque para discutir aquel fastidioso asunto. El zorro, que nunca había dudado que era más astuto que los demás animales, fue el primero en hablar.

-No creáis que envidio al torpe y pesado elefante -dijo-. Pero… ¿qué le ve de particular el león? Si el elefante tuviera una bella y peluda cola como la mía, yo comprendería inmediatamente por qué simpatiza con él.

Meneando su elegante cola para que los demás animales viesen de qué estaba hablando, el zorro concluyó su discurso y se sentó.

El oso, que no había oído ni la mitad de lo dicho por el zorro, se levantó y meneó la cabeza. Toda aquella conversación sobre la elegancia lo fastidiaba.

-Si el elefante tuviera unas zarpas largas y afiladas como las mías, yo podría comprender la simpatía que siente el león por él -dijo-.

-O si sus torpes colmillos fuesen como mis cuernos -intervino el buey.

-No me hagáis reir -dijo el asno-. Todo ese asunto es claro como el día. Al león le gusta el elefante porque sus orejas son largas. ¡Y eso es todo!

-¡Cómo se quieren a ellos mismos estos estúpidos animales! -dijo a su mujer el pato- Pero la verdad es que los animales que no saben graznar no merecen siquiera ser mencionados.

Comentar en Facebook

comentarios

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!
Este sitio utiliza cookies. Conozca más sobre las cookies