El ciervo herido

El ciervo herido

En lo más profundo del sombrío bosque y sintiéndose a salvo, tras un espeso matorral de zarzas, yacía un ciervo. Lo había herido un cazador y, después de internarse en el bosque, se instaló sobre una tupida capa de tierna hierba, para. reponerse. Pero un conejo descubrió su escondite y, como le inspiraba piedad, lo visitó a menudo. Hasta habló a los demás habitantes del bosque, del ciervo tendido en la tierna hierba…, herido y solitario. Y por eso, cada día acudían a visitarlo más y más amigos.

Esto era delicioso, porque el ciervo era muy sociable y gustaba de ver a sus amistades del bosque. Pero, desgraciadamente, sólo venían a verlo los amantes de la hierba tierna. Por fin, se acabó el alimento del ciervo, ya que los mordisqueantes conejos y la hambrienta cabra habían devorado toda la hierba que había al alcance del ciervo herido.

Mientras el pobre animal yacía sobre el pelado suelo, muriéndose de hambre, pasó casualmente el granjero y oyó sus gemidos. Separó las zarzas y halló al hambriento animal estirado sobre su lecho.

-¿Qué te pasa, pobrecito? -le preguntó-.

-¡Tengo hambre! -replicó el cíervo-. Los amigos que vinieron a expresarme su condolencia se han comido todo mi alimento.

-¡Así suele ocurrir! -exclamó el granjero-. Ten siempre cuidado con los amigos cuyo afecto está ubicado en el estómago.

Y fue en busca de varias brazadas de la más tierna hierba del bosque y se la trajo a su amigo.

-Come hasta hartarte y reponte -le dijo-.

Comentar en Facebook

comentarios

Este sitio utiliza cookies. Conozca más sobre las cookies