Mitos y Leyendas

Tazo y la fiesta embrujada

En San Mateo había un hombre que se lucia muchísimo llamado Tazo Jiménez. Siempre le gustaba tener las mejores bestias del sector y vestía bien al animal. Un domingo para salir le ponía la mejor montura, con barbas, ¡una belleza!, con la trenza y todo.

La cuestión es que le gustaba tomarse sus traguitos, era parrandero. Una noche venia borrachitico sobre el caballo y había un pedrón a la orilla de la calle (por el río José María). Se encuentra cuatro mujeres y arriba se ven unas luces.

El hombre se queda viendo y dice: “Diay muñecas, ¿qué hacen ahí a estas horas?”. Y dice una de las mujeres: “¡Ay, mirá lo que nos hacía falta, un hombre bonito!”, y lo hicieron bajado del caballo. Las mujeres le dicen a Tazo: “¡Vamos, entremos al baile! Nos hacía falta un hombre para bailar. En el salón hay comida y bebida”.

La cuestión es que se baja Tazo del caballo y lo jala de la rienda y las mujeres le dicen que lo amarre en un horcón. – Por aquí está el camino con ores y todo; deje aquí el caballo amarrado afuera – le dijeron. Tazo dejó amarrado al caballo y preguntó: “¿No le pasará nada?”. – No, no tranquilo – le respondieron. Él dijo: “Es que este caballo lo quiero como si fuera de la familia”, y las mujeres le contestaron que nada le iba a pasar al animal.

Suben y llegan a aquel fiestón, luces por todo lado. Había cerveza y panecillos, una belleza aquella fieesta y todo gratis, y el hombre bailando. Tazo continuó tomando unas cervezas bien heladas y comiendo panecillos, riquísimos. Resulta que a las 5 de la mañana comienzan a cantar unos gallos por allá, y el hombre no supo más de las cosas. Como a las 10 de la mañana se despierta y está acostado en un charral, pero espantoso. Se encontraba casi a la orilla de la cerca, pero el lugar estaba lleno de bejucos.

En la orilla habían unos tarros y lo que tenían eran orines de yegua. La cerveza y los panecillos que Tazo tanto disfrutó en la supuesta fiesta eran boñigas de caballo. Amaneció con la trompa llena de zacate y se pensó: “¿Qué es esto?, ¿dónde estoy?”. – Y, ¿mi caballo que se haría? – fue en lo primero que pensó.

Se sentó para ver si se le bajaba el mareo, había tragado bastantes orines. Se acostó bajo la sombra de un palo de guácimo y ahí estaba el caballo colgando, se lo habían ahorcado.

Tazo se fue a pata para la casa llorando por el caballo, pensando en la maldad de las brujas.

Informante: German Morales. (2012)

Fuente: Historias y Leyendas de San Mateo, UCR

Comentar en Facebook

comentarios

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!
Este sitio utiliza cookies. Conozca más sobre las cookies